El método Lean startup es el sistema utilizado para transitar desde la fase semilla de un proyecto, hasta su viabilidad como empresa o producto, poniendo el foco en las necesidades del cliente, y desde esta fuente de retroalimentación, ir modificando el producto hasta dar con la versión final. Es una metodología basada en el aprendizaje validado, es decir, validar poco a poco la hipótesis antes de finalizar el producto y escalar el negocio.

Se definen, a tal efecto, ciclos de desarrollo, con horizontes temporales concretos, y se lanzan distintas propuestas, obteniendo feedback variado de los potenciales clientes o usuarios, que a posteriori es transformado en inputs que redefinen el propio producto. La base de Lean startup es crear el producto que el cliente necesita y por el que está dispuesto a pagar, de la forma más eficiente posible y utilizando la mínima cantidad de recursos necesaria.

Muchas empresas siguen un proceso totalmente inverso: crean un plan de negocio, consiguen financiación, desarrollan el producto y, solo después de crearlo y lanzarlo, obtienen el feedback de los clientes. En muchas ocasiones, es en este punto en el que constatan que muchas o la mayoría de las características del producto o servicio no son deseadas por los usuarios, o estos no están dispuestos a pagar por ellas. No obstante, la empresa ya ha invertido una ingente cantidad de recursos en el desarrollo, por lo que cualquier modificación posterior encarece el producto final, a veces hasta el punto de hacerlo inviable económicamente.

Frente a este esquema, la metodología Lean startup se centra en un circuito de tres pasos, a recorrer en el menor tiempo posible y con la mínima inversión: crear un prototipo, medir los resultados, y aprender de ellos para incorporar mejoras en el producto en desarrollo. Este es el número central de la metodología.


Fuente: Research Gate

Dentro de Lean startup, se utilizan varias técnicas, entre las que destacan:

  • Customer development. Comprobar si el producto satisface las necesidades del cliente.
  • Canvas. Consiste en visualizar y diseñar un modelo de negocio dinámico y visual, plasmado en un lienzo denominado Canvas.
  • Scrum. Que aunque no es una de las bases preconizadas por el movimiento Lean Startup, suele ser muy útil y aporta un marco de desarrollo de producto que encaja muy bien con el modelo.

El objetivo principal de aplicar esta metodología es obtener un aprendizaje validado, saber qué elementos de la estrategia funcionan y conocer qué es lo que quiere el consumidor. Este aprendizaje permite medir el progreso de la empresa y descubrir si el modelo de negocio que se busca es viable, rentable y escalable.


Fuente: Research Gate